Skip to main content

La tentadora idea de las ventanas solares es que las superficies verticales del exterior de casi cualquier edificio podrían generar electricidad de forma discreta.

Pero primero, los investigadores y las empresas tienen que averiguar cómo llevar este producto del laboratorio a la fábrica.

En este sentido, investigadores de la Universidad de Michigan han publicado los resultados de su trabajo sobre un proceso para fabricar ventanas que pueden ser grandes -hasta dos metros por dos metros- y eficientes en cuanto a la producción de electricidad.

«Se ven muchos de estos edificios de cristal y acero que no son más que paredes de ventanas», dijo Stephen Forrest, profesor de ingeniería eléctrica de Michigan y coautor del estudio. «¿Por qué no convertir ese exceso de energía (de la luz solar) en electricidad para ayudar a alimentar la casa o el edificio?».

La mayoría de los paneles solares utilizan silicio como material que recibe la energía solar, pero las ventanas solares necesitan algo diferente porque el silicio no es transparente. Una alternativa es utilizar compuestos parecidos a los tintes, similares a nivel molecular a los utilizados en la ropa.

Transparencia y eficiencia de las ventanas solares.

Casi todas las ventanas solares son semitransparentes, con un tinte que puede ser de varios colores. Desde la distancia, pueden parecer cualquier ventana tintada, pero de cerca se pueden ver las líneas claras que separan las tiras de material solar.

El equipo de Michigan, cuyo trabajo ha aparecido este mes en la revista Joule, ha ideado un proceso para fabricar células solares a partir de materiales tintados, que se conectan a líneas de metal tan pequeñas que son invisibles a la vista. Los investigadores diseñaron el proceso para que pudiera funcionar en una fábrica, y no sólo en un laboratorio.

ventanas solares

La célula solar que se muestra en el artículo de la revista es lo suficientemente pequeña como para sostenerla en la mano, pero el proceso permite su construcción a una escala mucho mayor.

La ventana tiene una eficiencia del 7 por ciento, que es la parte de la radiación solar que se convierte en electricidad. Es menos del 10% que el equipo considera fácilmente alcanzable con esta tecnología, y también menos del 15% que es el punto de partida de la mayoría de los nuevos sistemas basados en el silicio.

Pero los desarrolladores de ventanas solares no compiten necesariamente con la eficiencia de los paneles solares de silicio. Mientras que algunos edificios pueden tener energía solar en sus tejados, un comprador de ventanas solares puede estar buscando la oportunidad de generar electricidad a partir de las ventanas, además de la energía solar del tejado.

Como la mayoría de las tecnologías emergentes de energía limpia, gran parte del trabajo en las ventanas solares consiste en aumentar la eficiencia y reducir los costes hasta el punto de que el producto tenga sentido para un posible comprador.

Deja un comentario